Tag Archives: certificado básico de pastelería

Primeras impresiones

5 Feb

Lo primero que tengo que decir de Le Cordon Bleu es que tiene un equipo de administración maravilloso. Sé que parece una tontería, pero yo que vengo de estudiar en una universidad pública, valoro mucho que los encargados de recepción y administración se tomen en serio su trabajo y sean realmente una ayuda (y no un verdadero obstáculo) para que los alumnos podamos realizar con éxito todos nuestros trámites.

Pese a que quedaban apenas 3 días para que se cerrase el proceso de matrícula y, pese a que físicamente no me encontraba en Madrid, conseguí matricularme sin apenas estrés gracias a la eficiencia de las chicas de administración. Y eso ya me dio una impresión de cómo funcionaba la Escuela.

El viernes anterior al primer sábado de clase, nada más salir del trabajo me fui a la Escuela para recoger mi uniforme y un súper maletín con el “instrumental” y de paso “hacer un reconocimiento del terreno”, ya que como me matriculé con tan poco tiempo, no había tenido la oportunidad de visitar antes la Escuela.

El uniforme es bien mono: pantalones con estampado de pata de gallo pequeña en azul marino y blanco, chaquetilla de chef blanca con escudo bordado, gorrito (parece como los antiguos de las azafatas o de los heladeros) y delantal y trapos a juego.

Por su parte, el maletín lleva de todo: un set de cuchillos que dan miedo de lo grandes que son, varillas para montar claras, espátulas, termómetros, boquillas para mangas pasteleras, pincel, descorazonador de manzanas, cucharas medidoras, etc… no le falta de nada. He de decir que cuando vi los cuchillos fui rezando por el camino para que la Guardia Civil no me parase….

Por la noche y antes de irme a dormir, dejé todo preparado para no tener que correr por la mañana. Me acosté pronto para estar descansada. Me sentía tranquila aunque estaba ansiosa por vivir esta nueva experiencia. Todo estaba listo para pasar un gran primer día de clase.

Sin embargo, el día no comenzó especialmente bien. Si bien es cierto que había ido antes a la Escuela, me perdí bien perdida por culpa de una densísima niebla que invadía la carretera y que me impedía leer los carteles indicativos. Tampoco me ayudó nada el hecho de que no hubiera ni un solo rayo de luz, ya que en pleno mes de enero en Madrid todavía es de noche cerrada a las 7 y media de la mañana. Y por si fuera poco, el GPS se volvió loco y me abandonó a mi suerte según entraba en la carretera de La Coruña….

Total, que me equivoqué tres veces de salida y me tuve que encontrar tres veces yo sola (con lo mal que me oriento y sin ver un pimiento).

nieblaa--644x362No se veía un pimiento….

Así que, aunque salí con una hora de antelación (más que suficiente ya que en sábado y tan temprano no hay ni un coche circulando) llegué a la Escuela a las 8:30 con la lengua fuera y muy estresada. ¡Y todavía me tenía que poner el uniforme y encontrar el aula!

Por suerte, mientras me iba abrochando la chaqueta por el pasillo, me encontré con el Chef que nos iba a dar clase y me acompañó muy amablemente y con una gran sonrisa al interior del aula. La verdad, me quitó los nervios en medio segundo. ¡Ahora sí que empezaba todo!

En el curso básico de repostería de sábados sólo somos 11 alumnos (todo un lujo ya que el Chef podrá estar más pendiente de todos en las sesiones prácticas). En total somos 8 chicas y 3 chicos. De todas las edades y cada uno “de su padre y de su madre”, como se suele decir. Somos dos abogados, cinco personas que trabajan en banca y finanzas, un ex militar, una ingeniera químico industrial, una dependienta de unos grandes almacenes y una odontóloga. Vamos, que profesionalmente ninguno se dedica a esto de hacer pasteles, pero todos tenemos en común nuestra pasión por la repostería.

Así que, nos presentamos, contamos un poco porqué estábamos haciendo el curso y para qué creíamos que nos serviría en un futuro.

El aula Demo (de demostración) es un espacio amplio con una cocina completamente equipada. Justo en frente de la cocina hay un montón de sillas con mesitas para que los alumnos puedan seguir la clase y tomar apuntes.

La cocina está monitorizada por cámaras que emiten su imagen en dos pantallas. Además, del techo cuelga un espejo gigante que refleja perfectamente la mesa de trabajo para no perder detalle de lo que hace el Chef.

Tras una master class en la que el Chef preparó todas las cremas de base en pastelería, nos fuimos a las cocinas a practicar lo que habíamos aprendido.

La cocina donde damos la clase práctica es espectacular. Nunca había estado en semejante cocinón: metros y metros de encimera para trabajar, neveras, congeladores, hornos y microondas supersónicos, cámaras frigoríficas, una larguísima fila de KitchenAids (modelo Heavy Duty) puestas unas al lado de las otras, placas de inducción, cocinas de gas….

En la clase práctica hicimos crema pastelera, crema inglesa y montamos nata a mano. Mi crema pastelera me quedó bastante bien y la nata, salvo por el dolooooor de brazo que agarré estaba bien también.

Sin embargo, con la crema inglesa desde luego no tuve tanta suerte porque se me cortó y la tuve que repetir otra vez.

Al final de la clase, el Chef puso todas las cremas inglesas juntas y las evaluó una por una “esta crema está bien”, “a esta le sobran 5 minutos de calor”, “esta tiene grumos” y cuando llega a la mía (que era la última) y metió la cuchara para comprobar la textura, la catalogó con un “….y esta crema es…. es….. es rara”. (T_T)

images

©Disney

Desde luego, en esta clase ya pude comprobar el altísimo nivel de exigencia de la Escuela (el ritmo de trabajo y la metodología me recordaron muchísimo -pero mucho, mucho-  a mi Despacho).

No me extraña que la Escuela goce de tan buen nombre y que de aquí salgan magníficos profesionales.

M.

Anuncios

Le Cordon Bleu

5 Feb

Bueno, pues tras estudiar la normativa sobre propiedad intelectual a la que estoy sujeta, ya tengo el visto bueno para poder decir que, el curso de pastelería al que estoy asistiendo es en la Escuela Le Cordon Bleu.

En concreto, el curso que yo estoy estudiando es el Certificado Básico de Pastelería en horario intensivo de fin de semana. Para mí es un privilegio la oportunidad de ser parte de este curso y aunque el horario es un poco exigente para ser fin de semana, no puedo estar más contenta con esta decisión. Pero antes de contaros mi vida, mejor os hago un briefing de qué es Le Cordon Bleu y qué representa.

¿Qué es Le Cordon Bleu?

 Le Cordon Bleu es el instituto de educación en hotelería más grande del mundo, con presencia en más de 30 países. Si bien en el extranjero, las escuelas de LCB llevan décadas en funcionamiento, la sede de Madrid tiene apenas 3 años de historia.

Tal y como nos lo describen en su página web oficial:

Le Cordon Bleu es considerado como el guardián de la técnica culinaria francesa a través de sus programas culinarios que se siguen para preservar y transmitir el dominio y la apreciación de las artes culinarias que han sido piedra angular de la gastronomía francesa desde hace más de 500 años”.

¿Por qué el nombre de Le Cordon Bleu (en español, “El Listón Azul”)?

 Según la Wikipédia (fuente global de conocimiento) el origen del nombre se sitúa en Francia en torno al año 1.500. La Wikipédia (con una redacción bastante poco cuidada) nos dice que:

Por esa época, fue creada la Orden de Caballeros del Espíritu Santo, en la cual a cada miembro se le otorgaba la Cruz del Espíritu Santo, la cual colgaba de un listón azul. De acuerdo con una versión, esta orden fue conocida por sus extravagantes y lujosos banquetes, llamados Cordon Bleu, y a pesar de que estos banquetes terminaron a causa de la Revolución Francesa, el nombre Cordon Bleu siguió siendo sinónimo de excelente cocina.

 Otra versión dice que la expresión pasó como sinónimo de excelencia y esto pasó a otras áreas como la cocina. De este modo un poeta aspirante a entrar en la Academia francesa en el siglo XVII definió a la misma como el «le cordon bleu des beaux esprits» (el listón azul de los bellos espíritus) y fue elegido”.

La escuela en Madrid

 Como he dicho antes, Le Cordon Bleu es una escuela con presencia internacional. En concreto, tiene sedes en Japón (Tokyo y Kobe), Francia (París), Reino Unido (Londres), Canadá (Ottawa), EE.UU. (Atlanta, Austin, Boston, Chicago, Dallas, Las Vegas, Los Ángeles Minneapolis, Miami, Orlando, Portland, Sacramento, San Francisco, Scottsdale, Seatlle y  San Luis), Australia (Adelaide, Sydney y Melbourne), Perú (Lima), Corea del Sur (Seúl), México (México DF) y Tailandia (Bangkok).

En España, la sede del Cordon Bleu se ubica en la Universidad Francisco de Vitoria, en Pozuelo de Alarcón, Madrid (yo le tengo cariño a esta universidad porque Al estudió allí su carrera).

La Escuela es un edificio moderno dotado de las mejores instalaciones: aulas de demostración, cocinas de tipo industrial para las sesiones prácticas, biblioteca, zonas comunes, etc…

Por mucho que os lo describiera no sería capaz de hacerlo como se merece. Por eso, para todo el que quiera conocerla, recomiendo que vaya el martes 12 de febrero a las jornadas de puertas abiertas. Alucinaréis tanto como yo el primer día.

Los programas

En primer lugar, hay una cosa importante que hay que saber sobre los cursos en LCB y es que están enfocados para formar a futuros profesionales. Me refiero a que, si lo que se busca es un curso para simplemente entretenerse, quizás LCB no es la mejor opción. Hacer uno de estos cursos es una verdadera inversión de dinero y de tiempo. De hecho, el proceso de evaluación es muy exigente y se puede suspender y no llegar a obtener el título al final del curso.

En LCB hay tres grades titulaciones: el Diploma de Cocina, el Diploma de Pastelería y Le Grand Diplôme (que se otorga cuando se obtienen los otros dos diplomas anteriores). A su vez, el Diploma de Pastelería y el Diploma de Cocina se compone cada uno de tres módulos: el básico, el intermedio y el superior que se acreditan con certificados tras la superación de cada uno de ellos.

Normalmente, cada módulo se cursa en 3 meses. En total, para terminar cualquiera de los diplomas hacen falta 9 meses, incluido Le Gran Diplôme (lo que cambia es el número de clases que se tienen a la semana, teniendo 3 sesiones el de cocina, 2 sesiones el de pastelería y 5 sesiones el Grand Diplôme).

esquema_edu_horizontal_vertical

Pues bien, debido a la demanda, este año 2013 han decidido lanzar los certificados básicos, tanto de cocina como de pastelería, en horario nocturno (de 19:00 a 22:00 horas de lunes a jueves) y en un intensivo los sábados (de 08:30 a 15:00 horas) para todos aquéllos que como yo, tenemos “otra vida” y no tenemos otro modo de poder asistir a las clases.

En la Escuela me han dicho que si se desarrollan bien estos cursos en horarios especiales, el año que viene habrá más convocatorias, añadiendo cada año un nivel nuevo según la primera promoción vaya ascendiendo J

En cuanto al proceso de selección y de solicitud de plaza, en su página web encontraréis toda la información al respecto: http://www.lcbmadrid.com/

Un beso.

M.

My Sweet Lawyer

El mundo de la pastelería visto por una abogada

Etsy Shop for AlgoBlue

El mundo de la pastelería visto por una abogada

Retro Cake

El mundo de la pastelería visto por una abogada

Teresa Palazuelo

El mundo de la pastelería visto por una abogada

Megasilvita

El mundo de la pastelería visto por una abogada

El Rincón de Bea

El mundo de la pastelería visto por una abogada

Objetivo: Cupcake Perfecto.

El mundo de la pastelería visto por una abogada

muymolon

las cosas que le gustan a mr wonderful